page-header

¿DE SABIO A NECIO?

DABAR DE DIOS

“Es preferible ser joven pobre pero sabio que rey viejo pero necio, porque este último ya no oye consejos.»

Eclesiastés 4:13 (PDT)

Muchos podrían pensar que la posición y fama o popularidad son metas loables para alcanzar, sin embargo, la Biblia nos muestra en muchos textos que la sabiduría es lo que debemos procurar, ella es un tesoro súper valioso. Salomón fue ese joven sabio que con el tiempo llegó a convertirse en un rey viejo y necio. Ser rey y tener años pudiera parecer que tendría por defecto la sabiduría añadida, sin embargo, no es así. Y es que a veces en la medida que avanzamos y tenemos “éxito”, tenemos más probabilidades de volvernos necios, tercos, orgullosos y llegar a pensar que no necesitamos consejo de nadie, y esto es suficiente para evidenciar nuestra falta de sabiduría. Quien no se lleva de consejos, quien no puede escuchar y aprender de otros, simplemente no crece, se estanca y más bien decrece. Los consejos, primero tenemos que seguirlos nosotros antes que querer que otros los sigan. No dejemos de buscar la sabiduría y valorarla.

Oración

Papito Amado, quiero valorar la sabiduría que proviene de Ti, aquella que me ayuda a tomar decisiones que te honran y que me acercan al cumplimiento de Tu llamado para mi vida. Muéstrame todo rastro de necedad en mi vida, pues ella es señal de orgullo, porque al orgulloso lo tienes de lejos y yo quiero vivir cerca de Ti por siempre. ¡Te lo ruego en el nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar