page-header

¡CUÁNTO ATREVIMIENTO!

DABAR DE DIOS

“Hay gente insensata que arruina su vida ella misma, pero luego le echa la culpa al SEÑOR.”

Proverbios 19:3 (PDT)

Este proverbio nos habla de personas insensatas, necias o fatuas. La insensatez es arrogante y peligrosa por varias razones: primero distorsiona su forma de vivir y su conducta cotidiana, segundo, trastorna el corazón del hombre contra Dios. Así que la insensatez lleva al hombre a comportarse locamente y tomar decisiones equivocadas en muchas ocasiones. Lo peor es que se nos dice que luego de que se da cuenta que cometió un error, se irrita contra Dios. La palabra “irrita” es “zaáf” en hebreo y significa “hervir, furioso, llenarse de ira”, esta palabra nos muestra la intensidad de la emoción negativa contra Dios que provoca la insensatez, la cual es dañina y peligrosa (Proverbios 17:3). En algunas versiones no dice arruina su vida, sino tuerce su camino. La palabra “tuerce” nos habla de que se desvía de lo justo, como se confirma en Proverbios 13:6 y Santiago 1:13, para luego culpar a Dios de sus fracasos. No seamos insensatos sino sabios, no nos irritemos contra el Señor, por el contrario, presentemos cada decisión ante Él, antes de actuar, ¡encomendemos nuestro camino a Él! Eso es sabiduría.

Oración

Amado Jesús, Tú eres mi guía y la luz que me permite caminar sin extraviarme, ayúdame a vivir conforme a esa verdad, de tal manera que cada paso que dé, o cada decisión que tome, por simple o sencilla que esta sea, Te consulte a Ti primero, que escudriñe Tu palabra y pase tiempo en intimidad Contigo buscando Tu respuesta. No quiero ser insensato, y mucho menos que esa actitud me lleve a apartarme de Ti. Te amo y mi deseo es estar junto a Ti por la eternidad. ¡Amen!

Últimos Dábar