«Me alegro en tu palabra como alguien que descubre un gran tesoro.»
Salmo 119:162 (NTV)

¿Caminaremos en los Preceptos de Dios sin importar las consecuencias? ¿Perderíamos la fama, el poder, la familia, el trabajo, aún la vida a causa de la obediencia a los principios del Reino de los cielos? Ojalá que la Palabra de Dios sea ese Gran Tesoro por el que arriesgaríamos todo, pues en Ella encontramos joyas valiosas, perlas de gran precio, las cuales necesitamos atesorar para poder pasar por este mundo sin negociar o perder nuestra herencia en la eternidad. Algunos versículos que nos pueden ayudar a valorarla, amarla y vivirla. Algunos versículos “joya” que se encuentran en este precioso Salmo 119, son por ejemplo: 165, 167, 168, 171, 172 y 175.

Oración

Señor, amo Tu Palabra, Ella es mi porción diaria y los maravillosos tesoros que me revelas en Ella, llenan mi corazón de regocijo y mis labios de alabanza. Te adoro mi Señor y por eso quiero permanecer firme en Ti y en Tu Palabra, ¡amén!