page-header

CREADOS PARA BUENAS OBRAS

DABAR DE DIOS

«Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas».

Efesios 2:10 (RVR60)

Fuimos creados para servir a Dios y a los demás, como podemos leer en este texto. Uno de los grandes propósitos de nuestra vida es servir. Nosotros no fuimos redimidos POR hacer buenas obras, sino PARA hacer buenas obras. Aclaro, NO buenas en nuestra opinión, sino porque son las obras que Dios preparó para que cada uno de Sus hijos llevara a cabo.

El servicio a Dios es una forma práctica de honrarle y glorificarle, es decir, de adorarle.  Pero para esto el servicio debe tener como base el temor de Dios (Salmo 2:11), debe realizarle con alegría y gozo (Salmo 100:12); pero sobre todo con integridad y verdad (Josué 24:14). Si servimos de esta manera, recibiremos recompensa de parte de Dios (Colosenses 3:24). Aunque el servicio es un mandato del Señor (Deuteronomio 6:13), Dios quiere que nazca de un corazón que le ama, que le adora.  Todo lo que hacemos, grande o pequeño, es un acto de servicio. La pregunta es, ¿cómo lo estamos haciendo? ¿Estamos siendo conscientes de nuestro servicio a Dios y de nuestra actitud? Recordemos que antes que las acciones (dígase servicio), Dios ve nuestro corazón.

Oración

Señor, quiero ser un siervo que rinda su voluntad a Ti, dejar mis sueños y deseos por las obras que ya tienes preparadas para que realice. Ayúdame a seguir Tu maravilloso ejemplo de servicio para poder servir con Tu mismo sentir, con la actitud correcta (Colosenses 3:23). En el nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar