page-header

SIEMBRA Y COSECHARÁS…

DABAR DE DIOS

“El generoso prosperará, y el que reanima a otros será reanimado”

Proverbios 11:25 (NTV)

Dios es un Dios de leyes, creó el universo regido por leyes físicas y espirituales. ¿Dónde podemos aprender de estas leyes espirituales? En Su bendita Palabra. Una de estas leyes es la ley de la siembra y la cosecha. El fundamento de esta ley es “dar”. Esta ley tiene tres principios básicos:
*Primero, un orden lógico (primero se siembra, luego se cosecha)
*Segundo, la clase de la cosecha está dado por la clase de semilla sembrada
*Tercero, un principio multiplicador, sembramos una semilla y recogemos mucho fruto.
Todo esto lo podemos ver en este versículo, el que es generoso es un sembrador por naturaleza y será recompensado, prosperará. El que da recibirá a cambio de lo mismo que ha dado, pero en mayor medida. La Palabra nos dice que es mejor dar que recibir, porque cuando damos se está activando esta ley espiritual y seremos bendecidos en gran manera. Sin embargo, para dar de la manera que Dios quiere, necesitamos morir al yo y dejar de pensar solo en nosotros, entonces lograremos dar generosamente.

Oración

Señor, ayúdame a pensar menos en mí y más en los demás, en sus necesidades y en maneras de ayudar y sembrar en ellos, de tal manera que Tu reino sea extendido. Que no me vea yo, si no que seas Tú el que brille, pues la gloria Te pertenece, solo Tú eres Digno. Todo esto lo pido en el Nombre de Jesús, amén!

Últimos Dábar