page-header

CON LA MIRADA ARRIBA

DABAR DE DIOS

«Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra».

Salmo 121:1-2 (RV60)

Este hermoso Salmo fue escrito en medio de tiempo de angustia. Tal vez en algún momento nos hemos sentido identificados con el salmista. Lo importante es reflexionar qué haremos cuando estemos en medio de las dificultades, cuando el mar esté agitado y la tormenta en su peor momento. En tiempos difíciles, ¿a quién iremos? Muchos tienden a alejarse en esos momentos del Señor, sin embargo, es cuando más cerca debemos estar de Dios, pues Él es nuestra esperanza y luz en medio de tiempos de oscuridad. Dios no ha acortado Su poderoso brazo, aún Él puede abrir mares Rojos. ¡Es tiempo de confiar en Él! ¿Lo haremos?

Oración

Señor, en todo tiempo quiero mantenerme cogido de Tu mano, en Ti me siento protegido, seguro, más en tiempos de aflicción y dificultad. No me sueltes nunca Señor, soy débil, pero Tú fuerte. No podré avanzar si no estoy pegado a Ti. ¡Amén!

Últimos Dábar