page-header

COMPLETOS EN CRISTO

DABAR DE DIOS

“Ustedes han sido hechos completos en Él, que es la cabeza sobre todo poder y autoridad”.

Colosenses 2:10 (LBLA)

Aquí Pablo nos está hablando de la plenitud de y en Cristo, pues en nuestro Salvador estamos completos. ¡Cristo es suficiente! “, nuestra suficiencia proviene de Dios” (2 Corintios 3:5).

Pablo en su carta a la iglesia de los Colosenses, nos presenta al Cristo pleno, el regalo incomparable, Señor de todo lo visible e invisible, en quien habita la plenitud de la deidad (Colosenses 2:9-10). Por Él y en Él somos completos. Debemos de creerlo, nada nos llena más como seres humanos que el amor de Cristo y el Espíritu de vida en nuestros corazones.  Por lo tanto, no es necesario añadir nuevos ingredientes al cristianismo, ni al Evangelio. La plenitud es lo que no admite “extras”, es lo máximo. Ser llenos en Él es dejarnos guiar por el Espíritu Santo y satisfacernos de Su plenitud y experimentar el poder del Evangelio, el cual no es una religión vacía, sino una relación iniciada por Él, sostenida por Él y fundamentada en la fe que ha depositado en nosotros.

Oración

Mi Señor, cómo no agradecerte por llenar cada vacío que había en mi vida y llenarme con Tu inalterable amor, con Tu Espíritu para poder caminar Contigo cada día y saciarme al punto de no anhelar nada del mundo. ¡Gracias Señor, pues en Tu presencia hay plenitud de gozo, amén!