page-header

CANTO DE VICTORIA

DABAR DE DIOS

«Cantad a Jehová cántico nuevo, Porque ha hecho maravillas; Su diestra lo ha salvado, y su santo brazo.  Jehová ha hecho notoria su salvación; A vista de las naciones ha descubierto su justicia.»

Salmo 98:1-2 (RVR60)

Aunque este es un salmo que nos habla de la Segunda Venida de Cristo, también hace referencia a un hecho histórico en la vida de Israel: el enfrentamiento de Israel, bajo el reinado de Josafat, con tres enemigos poderosos, los edomitas, moabitas y amonitas. El salmista eleva un canto de victoria hacia el Señor, pues fue Él quien liberó a Israel de sus enemigos, quienes eran más fuertes que ellos. Dios les dio como estrategia que los cantores fueran al frente en esta batalla, ellos obedecieron  y Dios les dio la victoria. Israel no se atribuyó esta victoria, ellos reconocieron que Dios se las había dado (2 Cr 20).  Debemos aprender dos cosas de este Salmo, el poder de la alabanza para ganar batallas y la importancia de reconocer a Dios como Autor de cada victoria. Frente a las batallas diarias,  alabemos a nuestro Dios, Quien es el Vencedor, y NO olvidemos darle a Él la gloria cuando obtengamos la victoria. Nunca atribuyamos la victoria a nuestras fuerzas.

Oración

Padre amado, gracias por Tu Espíritu Santo que me enseña a alabarte en medio de las batallas diarias y a reconocer que Tú me das la victoria. Que siempre salgan brotes de  alabanza sincera de mi corazón, fruto de mi intimidad Contigo, en el precioso Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar