page-header

BENDICIONES LLENAS DE FE

DABAR DE DIOS

 «Por la fe, Isaac bendijo el futuro de Jacob y de Esaú.  Por la fe, Jacob, cuando estaba a punto de morir, bendijo a cada uno de los hijos de José y adoró a Dios, apoyado en su bastón.»

Hebreos 11:20-21 (PDT)

Si leemos Génesis 48 y 49 veremos cómo Jacob expresa que él deseaba ver el rostro de José otra vez. Aunque habían pasado muchos años, Jacob no superó la “muerte” de José y deseaba verlo, así que en Génesis 48:11 dice una verdad maravillosa y es que Dios nos da más abundantemente de lo que pedimos, así que Jacob no solo volvió a ver a José, sino que además vio y bendijo a sus hijos, sus nietos.  En esos dos capítulos también podemos ver otra preciosa verdad, y es la importancia de  bendecir a nuestras generaciones y pasar la bendición. Jacob pasa la visión y la promesa que Dios le había dado, a José. Jacob no había visto cumplida completamente la promesa, pero la creía y por ello la pasó a su hijo José para que la abrazara y también la pasara a sus generaciones, y José lo hizo. Así que en Hebreos vemos cómo la bendición pasó de generación en generación. ¿Cómo estamos bendiciendo a nuestros hijos, sobrinos, nietos? Recordemos el valor y el poder de la bendición y practiquemos bendecir a nuestras generaciones. Esta es la mejor herencia que podemos dejarles, que conozcan al Señor, Su fidelidad, Sus promesas y caminen en ellas.

Oración

¡Oh, Amado Dios! Cuántas bendiciones y promesas me has dado, muéstrame cómo y con qué bendecir a cada uno de nuestros hijos y nietos, para pasar Tu visión a ellos, y caminen en pos de ella, en pos de Ti, en Tu dulce Nombre te lo ruego, ¡amén!

Últimos Dábar