page-header

BENDICIONES HEREDADAS

DABAR DE DIOS

«Y se le apareció Jehová aquella noche, y le dijo: Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque yo estoy contigo, y te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo.»

Génesis 26:24 (RVR60)

Dios llamó a Abram y lo sacó de su tierra, llevándolo a través de un largo viaje lleno de aventuras a través de las cuales pudo conocer a Dios y aprendió a confiar y tener Fe en Jehová. En medio de esta relación cercana, Dios transformó su vida a tal punto que cambió también su nombre, le dio promesas e hizo un pacto con él. Fue tal la relación de cercanía entre Dios y Abraham que Dios lo llamó “mi amigo” y no le ocultaba sus obras, así fue que le contó lo que haría con Sodoma y Gomorra en un momento. Dios mostró Su carácter fiel a Abraham cuando cumplió la promesa de un heredero al darle un hijo, Isaac, quien fue el inicio del cumplimiento de las promesas de Dios a su vida, sin embargo, Abraham no vio el cumplimiento total de las promesas de Dios, no obstante Isaac las heredó. Estas bendiciones y promesas de Dios a su vida fueron consecuencia de la relación entre su padre y Dios. Es tremendo cómo nosotros podemos dejar herencias eternas sobre nuestros hijos, y la clase de herencia dependerá del nivel de cercanía que tengamos con Dios.  Seamos íntimos de Dios, amémoslo y dejemos esta hermosa y poderosa herencia a nuestras generaciones, para que tengan éxito ante los nuevos retos, una relación de amor intenso por el Señor.

Oración

Gracias Señor por Tus promesas, quiero permanecer fiel a Ti y que mis generaciones te conozcan, sean bendecidas y prosperadas por Tu gracia, amor y misericordia infinitos ¡amén!

Últimos Dábar