page-header

AUTOCONTROL

DABAR DE DIOS

“El que ahorra sus palabras tiene sabiduría; De espíritu prudente es el hombre  entendido. Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido.”
Proverbios 17:27-28  (RV60)

El dominio propio es parte del fruto del Espíritu Santo que como creyentes debemos evidenciar en nuestra vida. Sin embargo, es lo que menos se motiva de parte de la corriente de este mundo en estos días. Es increíble que la motivación sea a satisfacer nuestros deseos de la manera más rápida posible, a que no analicemos, ni midamos consecuencias, simplemente a dejarnos llevar por las emociones, lo que hace que necesitemos buscar día a día, decisión tras decisión el rostro del Señor y el poder del Espíritu Santo. Solo así podremos controlar nuestros deseos y someter cada plan a la voluntad de Dios. De igual manera pasa con nuestro hablar. Cada palabra debe ser sopesada delante de nuestro Señor, para no herir a otros, para no hablar desde nuestras emociones, para callar cuando sea necesario e invertir más en oír. Estamos centrados tanto en nosotros mismos, que nos cuesta callar y escuchar la necesidad del otro. Oremos cada día para lograr tener control de nuestras emociones y de nuestra boca, de tal manera que nos enfoquemos más en el otro que en nosotros. Seamos sabios, escuchemos. No escuchar al otro nos hace perder muchas oportunidades de aprendizaje y de crecimiento. Esta semana es un buen tiempo para orar por esto y retarnos a hablar menos y escuchar más.

Oración

Señor, Tú me das el mejor ejemplo de dominio  propio, quiero ser como Tú, poder escuchar como Tú me escuchas, intencionalmente y con amor. Tú siempre inclinas Tu oído a mis oraciones y estás atento a mi clamor, quiero tener esa disposición a escuchar a los demás, que tienes Tú, y controlar mi hablar, recordar que no se trata de mí, sino de los demás, en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar