page-header

Apóstol Fernando Ortiz proclama 2020 año de la Visión Celestial

NOTICIAS

Elim, R.D. Hosanna, Brilles tú, entre otras alabanzas entonaban con gran gozo el pueblo de Dios en la Iglesia de Cristo Ministerios Asociados Elim en su último culto del año este 31 de diciembre 2019 donde se efectuó la Proclama Profética 2020.

Tras cánticos de júbilo la congregación recordó las vivencias del año 2019 “Año de la Superabundante Gracia de Dios”. Luego, inició el tiempo de la Palabra a cargo del Apóstol Fernando Ortiz quién dijo que el número 20 nos habla de madurez, pues ser maduro es saber cuándo se tiene que comportar como adulto y cuándo se tiene que comportar como niño. También dijo que el 20 representa decisión, responsabilidad y guerra, pues a los 20 años los israelitas estaban listos para ir a pelear a la guerra.

Desarrolló el tema basándose en 3 personajes de la Biblia. El primero es Abraham (Gen. 12:1-2) a quién Dios llamó (padre enaltecido) para dejar su tierra, su parentela y la casa de su padre. Declarando las siguientes promesas sobre su vida: Haré de ti una nación grande, te bendeciré, engrandeceré tu nombre, serás de bendición y la quinta promesa te daré un hijo.

Luego citó (Gen. 15:2) diciendo que Abraham tenía temor porque no tenía hijos más Dios le dijo que no tuviese temor porque ya Él dio la promesa. Resaltó que LA OBEDIENCIA DIO INICIO A LA PROMESA DE DIOS, PERO AÚN CON PROMESA Y OBEDIENCIA TUVO QUE HABER PETICIÓN (esta petición se activa viendo a Dios como Papá). Promesa más obediencia más petición más palabra de Jehová.

En ese orden, citó (Gen. 15:5) explicando que en ocasiones es necesario que Dios nos saque de nuestra tienda. Pues las promesas que Dios quiere dar por medio de la obediencia no son sólo para una persona sino para su descendencia.

“Nosotros no fuimos engendrados por voluntad de carne sino por voluntad de Dios” afirmó el pastor Ortiz, al citar (Gen. 22:16-17) y (Gal. 3:16) donde dijo que todas las promesas dadas a Abraham se la dieron en su simiente que es Cristo.

Segundo personaje: MOISES

Al hablar de Moisés, el segundo personaje, citó (Ex. 3:1) y dijo que Dios uso un fenómeno natural y momentáneo para mostrar algo eterno. Y la muerte de Jesús no fue ni en la tierra ni el en cielo sino colgado en una cruz para mostrar que murió para conectarnos de la tierra con lo del cielo.

Tercer personaje: ANANIAS

Citando Hch. 9:10-11 mencionó el tercer personaje que es Ananías que significa Jehová es misericordioso, a quién Dios le habló en visión siendo un discípulo (Hch. 26:9-12) para que visitara a Saulo de Tarso, perseguidor de los cristianos, que Dios había dejado ciego en lo terrenal para luego devolverle la vista celestial.

“El hombre que miraba, Dios lo dejó ciego para que después en Dios fuera a abrir ojos de otros. El hombre que era usado por el diablo luego fue usado por Dios porque tuvo un encuentro con Dios y una visión de arriba” enfatizó Ortiz al hablar de Pablo.

Ante todo esto, finalizó leyendo el verso de Hechos 26:19 que dice: “Por lo cual, oh rey Agripa, no fui rebelde a la visión celestial” y resumiendo lo siguiente:

  • Porque Abram fue transformado a Abraham por un encuentro con el Señor y una visión del cielo.
  • Porque Moisés, fue transformado y metido al Propósito del Señor, por un encuentro con el Señor y una visión del cielo.
  • Por cuanto Ananías fue transformado y metido al Propósito del Señor, por un encuentro con el Señor y una visión del cielo.
  • Por cuanto Tarso fue transformado a Pablo y metido al Propósito del Señor, por un encuentro con el Señor y una visión del cielo.

Dio inicio a la Declaración Profética 2020 como el AÑO DE LA VISION CELESTIAL HCH. 26:19. Tras estas palabras el pueblo se gozó y celebraron el inicio de este año bajo la bendición apostólica.