page-header

ALINEADOS

DABAR DE DIOS

“Así que me di cuenta de que lo mejor que uno puede hacer es disfrutar de su trabajo. Eso es todo lo que tiene. La gente no debiera preocuparse del futuro porque nadie puede decirle a uno lo que va a suceder.”

Eclesiastés 3:22 (PDT)

Aunque muchas personas ven el trabajo como parte de una maldición de Dios, consecuencia de su desobediencia a lo establecido por Él mismo, no es así. El trabajo fue creado antes de la caída de Adán. Dios ya les había dejado trabajo a Adán y a Eva, como parte del propósito divino que Él tiene para cada uno de sus hijos.

Este es un buen momento, al leer estas palabras, para reflexionar sobre cómo vemos nuestro trabajo, cuáles son nuestras actitudes hacia él, si estamos glorificando al Padre al dar testimonio de Él en medio de lo que hacemos, si damos gracias y nos gozamos por la bendición del trabajo. Si en algún momento hemos dudado que sea una bendición, es tiempo de hacer un alto y conversar con nuestro Papá del Cielo, pedirle perdón y alinearnos con Su propósito, entonces podremos verlo como Él lo ve y disfrutar de lo que Dios ha puesto en nuestras manos.

Oración

Papá amado, hoy quiero pedirte perdón por las veces que me he quejado del trabajo que has puesto en mis manos, por las veces que, en lugar de glorificarte y evidenciarte, Te he negado con mis palabras y acciones. Te pido perdón porque me he desalineado de Tu propósito y he dejado de verte a Ti para enfocarme en vanidades o superficialidades. Hoy decido darte gracias por cada persona que has puesto allí para bendecirme y moldearme, decido orar por ellos y mis líderes, tal como las Escrituras hablan y decido disfrutar y gozarme con Tu bendición, quiero ver Tus bendiciones en medio de lo que me has llamado a hacer y ser de bendición para otros, por Tu gracia, en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar