page-header

ALABÁNDOLE CON UN CORAZÓN LIMPIO

DABAR DE DIOS

«Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.»

Salmo 100:1 (RVR60)

El Salmo 100 es muy especial, pues él nos revela varios secretos sobre la verdadera alabanza y adoración, aquella que le agrada a Dios. Este Salmo es un llamado a todos los habitantes de la tierra a la alabanza y adoración, pues esto es algo que no pertenece a un pueblo exclusivo, ¡es un privilegio para todo aquel que respira! Otro aspecto importante que  podemos ver en este primer versículo de este salmo es la «alegría», el júbilo, el gozo de quienes lo hacen.

Recordemos que la alabaza y adoración son ofrendas que llevamos a Dios, y la Palabra dice que cuando hay enojo, crítica y chisme en nuestro corazón, cuando hay división entre nosotros, la alabanza no es recibida, porque Dios primero mira nuestro corazón y luego la ofrenda que le llevamos. Por lo tanto, tenemos que reconciliarnos con nuestro prójimo primero, para poder levantar manos santas a Dios, en señal de alabanza y adoración, manos sin ira ni contienda.

Oración

Señor, en este día quiero perdonar a___________, pues quiero levantar mis manos con libertad y gozo y que tu bendición me llene y pueda ser canal de bendición a otros, de unidad, de gozo. Pero sobre todo, que Tú te goces con la alabanza que brota de lo profundo de mi ser, en Tu Nombre lo pido, ¡amén!

Últimos Dábar